La iniciativa de los ciudadanos europeos,  “One of Us” es bien conocida en el Parlamento Europeo como la primera iniciativa en número de firmas recogidas y número de países que la apoyan. La indignación expresada por los organizadores en relación al Informe de la Comisión Europea de 27 de Mayo,  por el rechazo de la petición dio lugar a la acción ciudadana adicional apoyada por varios miembros del Parlamento Europeo. Como consecuencia de ello nace la Organización o Federación Europea  “One of Us”  para llevar a cabo el objetivo de hacerla valer  y para actuar más allá de la sumisión con  2.000.000 de firmas, convirtiéndose  en una estructura permanente presente en Bruselas para garantizar que la atención y defensa  a la vida humana no se desvirtúe.

Miroslav Mikolášik (PPE / SK), Presidente del Grupo de Trabajo del PPE sobre Bioética y Dignidad Humana durante la rueda de prensa, subrayó:  “Acojo con satisfacción este notable seguimiento de la petición de “One of Us” y apoyamos plenamente la participación de los ciudadanos en la formulación de las políticas de la UE. La dignidad humana no debe ponerse en peligro”. La iniciativa “ One of Us” , demostró que millones de europeos desean el respeto por el derecho a la vida y quieren vivir en la civilización de la vida. El trabajo de “One of Us” debe continuar. Socavar el derecho a la vida de los no nacidos es una violación radical del principio de no discriminación, en la que se basa la Unión Europea “, añadió Marek Jurek (ECR / PL). Estuvieron presentes varios eurodiputados, entre ellos Peter Liese (PPE / DE) y los ex eurodiputados como Carlo Casini y Jaime Mayor Oreja.

La federación europea “One of Us” es un gran paso histórico hacia la defensa de la vida en Europa de hoy. 25 entidades europeas han establecido la Federación Europea “One of Us“, aglutinando  fuerzas con el claro objetivo de luchar por la defensa de toda la vida humana.

La nueva Federación persigue los siguientes propósitos no lucrativos:

En primer lugar, el reconocimiento incondicional de la dignidad humana inherente e inalienable como fuente de las libertades humanas y de los derechos de los ciudadanos. Como tal, debe ser inviolable y protegido por todas las autoridades públicas.

En segundo lugar, el desarrollo de una cultura de la vida en Europa, mediante la promoción y el apoyo de actividades que implican la defensa de la vida humana, en particular en sus etapas más vulnerables de desarrollo (concepción y gestación, infancia, maternidad, enfermedad, discapacidad, fin de la vida).